fbpx

Mucho hablamos de lo maravilloso que es el contacto, yo misma suelo hablar sobre este tema.

Mis actividades tienen muchas dinámicas de contacto y caricias.

De hecho, hay muchos artículos que detallan los beneficios del contacto.

Y una verdad que late en todo esto, es que, para que el contacto sea sanador y reparador, requiere varias cualidades. 

No es suficiente tocar y ya está.

A lo largo de los años en los que he propuesto dinámicas de contacto, he visto, que puede ser tan sanador como hiriente.

He visto, como cuando indicaba una práctica de contacto, había personas que pellizcaban, otras limpiaban el aura, otras golpeaban, y otras iban a lugares no sugeridos en la consigna.

Cuando una persona es tocada de esta forma, se siente una cosa y siente la manipulación del otro. Se percibe a sí misma como un objeto y un objetivo para su acompañante.

Es fundamental comprender qué es y cómo realizar un buen contacto.

Te dejo aquí 3 cosas que te pueden ayudar:

  1. Presencia. Cuando nos dirigimos al otro en una práctica de contacto, lo primero es estar presente. Si estás presente, dejas de pensar en ti, en lo que a ti te gustaría, y cómo te gustaría. Dejas de tener un objetivo con esa persona. La presencia es amor, no amor personal, es Amor sin condición. Cuando estamos presentes, nuestro tacto se conecta a nuestro corazón. Y todo lo que brota de nuestras manos es energía compasiva.
  1. Saber tocar. Abrir la mano, que no pese ni mucho ni poco. Que toda la palma de la mano y la superficie de los dedos esté presente en la piel del otro. Que la mano no se detenga en ninguna parte, solo para estar presente.
  1. La respiración consciente. Este gesto nos ayuda a mantener la presencia y olvidarnos de cualquier objetivo. La respiración nos ayuda a sentir.

Hay más cosas,… Sí, en otro artículo contaré más. 

Dhyana Dakini 

www.dakini.es